Cambiar el idioma de Hotmail


Anuncios


El proceso para cambiar el idioma de Hotmail es mucho más sencillo de lo que imagináis, y gracias a él podréis adaptar vuestra cuenta a vuestras necesidades. Seguidamente vamos a explicar todo el proceso para que podáis realizar modificaciones en la configuración de forma rápida y sin errores.

Cambiar el idioma de Hotmail

Razones para cambiar el idioma de Hotmail

No es muy frecuente que nos veamos en la necesidad de cambiar el idioma de Hotmail, ya que, por norma general, al crear cuenta Hotmail automáticamente se configura en función del país donde ha sido creada.

Para ello también indicamos el país en el momento de la creación, y en general no vais a tener problemas en este sentido, pero en el caso de que fuese así, ya sea por un error que se ha producido, porque hayamos tocado algo sin darnos cuenta o incluso debido a que queramos practicar un nuevo idioma y nos interese adaptar la interfaz de nuestros programas y aplicaciones, etcétera, el proceso para cambiar el idioma de Hotmail es tan sencillo que en apenas unos minutos habréis aprendido a realizarlo.

Cómo cambiar el idioma de Hotmail

Bien, para cambiar el idioma de Hotmail, lo primero que tenemos que hacer evidentemente es iniciar sesión en Hotmail, y una vez estemos dentro de nuestra cuenta tendremos que acceder al apartado de opciones. Si no recordáis dónde se encuentra localizado, podéis acceder a él directamente desde la rueda dentada que aparece en la esquina superior derecha de la pantalla.

Una vez dentro veremos diversas opciones repartidas en un total de cinco bloques, y en nuestro caso nos vamos a tener que dirigir al bloque “Personalizar Outlook.com” donde tenéis la opción “Idioma”.

Cambiar el idioma de Hotmail

Una vez hagáis clic sobre ella, entraréis a una nueva ventana donde veréis una lista bastante completa con todos los idiomas a los que puede ser traducida la interfaz de Hotmail. Ahora no tenéis más que buscar el que más nos guste y seleccionar la casilla de la izquierda, pero antes de cerrar esta ventana es importante que guardemos los cambios, ya que de lo contrario nos encontraríamos con que se sigue manteniendo el idioma de la interfaz que teníamos antes.

Por ello, lo que vamos a hacer ahora es dirigirnos hasta el final del listado donde encontraréis el botón “Guardar”. Una vez hagáis clic en él, los cambios quedarán almacenados y a partir de ahora observaréis que la interfaz de vuestra cuenta se encuentra completamente traducida al idioma que habíais seleccionado.

Como podéis observar, cambiar el idioma de Hotmail no sólo es muy sencillo, sino que además se trata de un proceso que podemos realizar todas las veces que queramos, y en cualquier caso siempre nos va a ser de gran utilidad para poder adaptar sin problemas la interfaz a nuestras necesidades y gustos, por lo que ya no nos queda más que ponernos manos a la obra, y en cuanto realicéis el proceso un par de veces, veréis que es muy fácil recordarlo y ya no será necesario que consultéis el tutorial en el futuro.